Baloncesto Xúnior Masculino CD Los Rosales 62 CB Arteixo 64

BATACAZO

Lucía el sol en la jornada vespertina del pasado sábado en A Coruña, en el Pabellón Municipal de los Rosales programada toda una tarde baloncestística para el club rosarino. Las sensaciones eran buenas y con casi todos los efectivos del equipo disponibles afrontábamos el duelo frente a los
juniors de Arteixo.
Comenzaba el partido, la dinámica muy positiva, las buenas sensaciones de la primera jornada se corroboraban, y enseguida nos lanzábamos en el marcador con una defensa muy agresiva y corriendo el contraataque como queremos en el equipo. Las distancias cabalgaban entre los 16 y 20 puntos y casi todo funcionaba como se había planeado. Si bien es cierto que algunas unidades del equipo mostraban pasividad defensiva, sin puntear los tiros, no cerrando el rebote… FALTA DE ACTITUD (pero luego hablaremos sobre eso). No obstante, tampoco nos vamos a engañar, las sensaciones sobre el partido eran bastante positivas.
Pero nada más lejos de la realidad, la arenga del descanso pareció marcar un efecto contrario al deseado y salimos como auténticos zombies en una tarde que se tornaba gris. Durante todo el tercer cuarto deambulamos por el campo hasta dejarnos remontar y algo más. Sin ninguna actitud aguerrida y tomando decisiones mayor parte negativas, nerviosos, lastrados, PARANDO PARA
PROTESTAR mientras ellos nos sumaban mas dos en contraataque. Sin embargo tiramos de fuerza y temperamento hasta igualar el partido, demostramos mucha actitud, nuestro corazón latía aún y con fuerza, pero nuestro cerebro se había instalado en el miedo a ganar, olvidando el bien colectivo
para hacer la guerra por nuestra cuenta. No obstante tuvimos una opción de empatar o ganar que no se logró materializar.
Es hora de reflexionar y desde el cuerpo técnico entonamos el «mea culpa». Somos los máximos responsables de esta derrota. Llevamos muy poco y no es tiempo para malos augurios, pero sí que tenemos una preocupación grande con algunas piezas del equipo que no logramos conectar, que no parecen estar involucradas en la dinámica del equipo. Tenemos que ser un grupo contra el mundo y todos tener máxima confianza en el compañero que tenemos al lado, en el cuerpo técnico e ir a por todas, todos juntos. Todos y cada uno de los 14 jugadores tenemos que ser uno y dejarnos hasta la última gota de aliento cada tarde, para no irnos con una sensación tan amarga como la del sábado. Pero seamos positivos fuimos capaces de creer y de sacar una situación difícil a fuerza de corazón, nos faltó claridad, reconectar esa tecla que se había desconectado pero se luchó hasta el final y con eso nos tenemos que quedar y sobre eso tenemos que cimentar este equipo. No
cabe duda que lo vamos a lograr y vamos a disfrutar del BA- LON- CES- TO!!!!
FORZA ROSALES !!!!!!!

Crónica Ángel Martín.

Fotos grupo de padres.